FORMACIÓN DEL PROFESORADO

La necesidad de responder a los nuevos retos a los que se enfrenta el sistema educativo y la tendencia de los resultados de las sucesivas evaluaciones internas y externas realizadas en nuestra Comunidad (Evaluación de Diagnóstico, PISA) nos advierten de la urgencia de renovar los procedimientos tanto para la mejora continua de nuestro sistema como para el desarrollo del nivel competencial de todo nuestro alumnado. Esta necesaria renovación tiene como uno de sus ejes la mejora de la competencia profesional del profesorado.

Por ello, el Departamento de Educación ha puesto a disposición de todos los centros públicos que imparten niveles correspondientes a la Enseñanza Básica (Educación Primaria y Educación Secundaria Obligatoria) una Iniciativa Global de Formación que se desarrollará a lo largo de los cursos 2017-2018, 2018-2019 y 2019-2020. Dentro de dicha iniciativa, el Departamento de Educación a través del servicio de asesoramiento del profesorado ha puesto en marcha un módulo básico de formación en torno a la comprensión lectora del cual derivarán decisiones relacionadas con el Plan Lector de Centro.

Por otro lado, dentro del programa IRALE (programa de alfabetización y euskaldunización de profesorado) también se ofrecen dos cursos formativos en los que se trabaja expresamente la lectura: el curso R 300 (Irakasgaitasuna eta hizkuntza-gaitasuna sendotzeko ikastaroa) y el curso R 800 (Hizkuntza-konpetentzia jardun didaktikoan).

Sin olvidar la oferta en  Prest_Gara vinculado al desarrollo de la competencia en comunicación lingüística. 

La formación del profesorado en torno a la lectura juega un papel preponderante y es la base de las decisiones que el centro educativo ha de tomar en torno a la lectura para estructurar su Plan Lector de Centro. El punto de partida de estas decisiones ha de ser la toma de conciencia y sensibilización de todos los miembros del profesorado de la importancia de la lectura, de sus características, así como de los procesos que engloba y de las estrategias necesarias para poder guiar al alumnado en el proceso de comprensión de textos.

Así, el trabajo en torno a la mejora de la comprensión lectora podrá partir de las mismas concepciones e incorporarse de forma sistemática en todas las materias y etapas, mediante acuerdos y actividades organizadas y planificadas que ayuden a todas las alumnas y alumnos a ser lectores competentes.